Los cumpleaños me ponen nerviosa...

Mi cumpleaños es mañana, y antes de que se emocionen con los "feliz cumpleaños" quiero decirles que tengo una relación de amor/odio con los cumpleaños. Por una parte son increíbles, son la excusa para celebrar a la gente a la que amo y hacerlos saber cuan especiales son. Por otra, me estresan. ¿Pero porque me estresan los cumpleaños? En esta entrada les contare un poco al respecto...


1. Recordar el cumpleaños de otras personas.
No importa cuanto nos quejemos de las notificaciones que Facebook nos da cuando alguien cumple años, esa pequeña "herramienta" nos ha ayudado mas de una vez. Y debo admitir que mientras FB me ha vuelto un poco floja en eso de aprenderme las fechas, ya que muchas veces asumo que Fb me avisará cuando cierta persona cumple años, después recuerdo que se aproxima el cumpleaños de alguien y no aparece la fecha exacta  y descubro que no tienen habilitada su fecha de cumpleaños. Ustedes amigos, son un castigo divino para los que, como yo, nos confiamos.

2. Escribir notas de felicidades.
Ya sea por Fb, un mensaje, o una carta... Soy terrible escribiendo notas de felicitaciones. Y es que aveces (depende la cercanía de la persona) podría escribirle miles de hojas, pero ya varias veces me han dejado claro que no es necesario explayarme de tal forma, lo cual me deja con una nota pequeña y muchas ideas en mi cabeza que no se exactamente como poner en un mensaje corto.



3. Tener que contestar llamadas/mensajes de felicitaciones.
Continuando con mensajes, siempre es bastante lindo recibir una enorme cantidad de afecto y atención en nuestros cumpleaños. Pero tener que contestar llamadas que sabes que pueden ser o muy superficiales o profundas (en el caso de familiares) aveces torna las cosas un poco incomodas; al igual que los mensajes de gente con la que realmente no te hablas y solo te felicitan por mera educación, y no  saber exactamente como agradecerles.

4. La presión de hacer planes.
El año pasado se me ocurrió la brillante (not) idea de hacer una fiesta, debido que mi cumpleaños cae durante vacaciones, estoy bastante acostumbrada a pasarlo con mi familia, pero el año pasado, fue una serie de eventos desafortunados y estrés infinito a causa de planear algo. Mañana es sábado, y estoy lejos de mi familia, así que probablemente solo salga por alcohol y me quede viendo series en mi depa. Una forma sencilla de ahorrarse cualquier clase de estrés. 



5. No querer excluir a nadie.
La ventaja, como dije, de cumplir en estas fechas es que todos están de vacaciones y realmente no tengo que excluir a nadie cuando hago planes. Pero recordemos esos momentos de la infancia cuando solo te dejaban invitar a cierto numero de amigos, y te preocupabas por hacer una buena elección y esperar que los que no fueron invitados no se ofendieran. Eso queridos amigos, es algo por lo que no quiero volver a pasar.

6. Dividir la cuenta entre 10 personas.
Mis cumpleaños generalmente los paso en la privacidad de mi hogar, con mi hermano y mi madre, quizá mis primos, en fin, poca gente bajo el techo de mi hogar, pero no todos hacen esto, es cuando viene el problema de los restaurantes, para comenzar la reservación, después la asistencia de esta gente, y para finalizar dividir la cuenta... Y no olvidemos el detalle en el que todos cuentan lo que consumieron y todos olvidan la propina o el servicio de comedor y bar. 

7. Saber a quien comprarle y cuanto gastar.
Este punto puede parecer algo superficial (no parece, lo es) pero ¿no les molesta cuando ustedes se motivan de mas en un regalo y reciben un par de calcetines? Honestamente, yo solía ser la clase de persona que siempre se mataba intentando dar el mejor regalo posible, pero con el tiempo aprendí que esto no siempre es importante, por lo tanto, ya no doy regalos, mas que a la gente que llevan en mi vida años (familia/mejores amigos) y gente que me tenga en cuenta en mi cumpleaños, y tampoco gasto tanto en ellos, debido que la economía esta jodida y yo sigo siendo una mantenida.

8. Pretender que te gusta un regalo.
No mientan, todos hemos tenido que hacer esto. Excepto aquella vez que me intentaron regalar una biblia. Esa vez si me encabrone y no lo acepte. Pero pasa, que tu tía abuela, con mucho esfuerzo te busco una pieza de joyería que encajara con tus gustos, y al final de cuentas no le atino, pero por el cariño y respeto, pones tu mejor cara y das las gracias. Con el tiempo creo que vamos mejorando.



9. La atención de ser la cumpleañera.
De nuevo, no es que sea menospreciado el hecho que la gente me haga sentir especial en "mi día". Es sólo que es un poco incomodo recibir toda esa atención, lo mas de atención que he recibido fue cuando mi cabello era azul; y era incomodo. Cuando todo el mundo te observa y te toma fotos y demas en momentos como en la foto de arriba, en esos momentos me siento como un animal de zoológico. 

10. Cuestionarme en donde me encuentro en mi vida.
Soy una persona bastante ansiosa, con constantes crisis existenciales. Por lo tanto, los cumpleaños son un simple recordatorio de que no me estoy haciendo mas joven, de que x numero de metas no he logrado, que x cantidad de sueños se ven mas lejanos y otra clase de situaciones así. Preguntas como ¿cuales son mis prioridades? ¿debería estar trabajando mas? ¿Qué estoy haciendo con mi vida? me invaden y generalmente duran hasta que hago una lista de cosas en las que debo trabajar o intentar antes de mi próximo cumpleaños. 



Con todo esto dicho, sepan que sus buenos deseos, felicitaciones y todo lo demás son muy bien apreciados y siempre agradecidos, siempre es bonito ver la cantidad de gente que toma a uno en cuenta.  Por ustedes, hoy saldré a bailar mi alma y quizá ahogarla un poco en cerveza. De antemano muchas gracias por formar parte de mi vida, un año mas. 

Comentarios

Entradas populares